Al realizar una reforma de pisos hay aspectos a tener en cuenta que no pueden olvidarse, para que el resultado obtenido sea el esperado y los suelos luzcan excelentes tras su remodelación.

Cuando se trata de cambios grandes, la reforma de pisos debe comenzar por la demolición total del piso. Con esto se consigue dejar todo al descubierto para verificar el estado en que se encuentra tanto la estructura general, como las instalaciones, especialmente en el caso de suelos de baños y cocinas.

Después de ver el estado general y reparar lo que fuese necesario, comienza el trabajo de los albañiles. Esta etapa de la reforma de pisos incluye distintas tareas como levantar los tabiques, poner los premarcos de las puertas, la ejecución de los arcos, etcétera. Una vez finalizada esta etapa, estará definida la distribución final de la vivienda.